Cada mujer es un mundo y el Banco de Desarrollo es el lugar ideal para confirmar esta verdad.

Y es esa diferencia de caracteres, de realidades, de generaciones las que hacen que en el conjunto, las mujeres que componen la institución, sean todas perfectas. 

En esta campaña quisimos subrayar la riqueza de la diferencia. Porque es en la diversidad, en las distintas capacidades de cada una  lo que empuja a que la institución crezca cada día. 

En los últimos años las mujeres han luchado intensamente por los derechos de igualdad y de equidad en todas las sociedades del mundo.

Muchos ejemplos muestran que en el siglo XXI las mujeres no sólo han avanzado en el reconocimiento de sus derechos laborales y sociales, sino que han alcanzado puestos o trabajan en áreas que antes eran patrimonio exclusivo de los hombres. Si bien todavía queda mucho camino por recorrer, en el Banco de Desarrollo las jujeñas han representado muy bien a ese eslabón femenino ya que suponen el 60% de la plantilla de la institución.

Todas las empresas necesitan de una mirada femenina y el Banco de Desarrollo es consciente del papel fundamental que ejercen en la institución

La presencia, el esfuerzo y la actitud positiva de todos los días le ponen ese granito de arena para que podamos seguir creciendo juntos. 

CPN. Marcelo Fernandez, PRESIDENTE BDJ

Numerosas experiencias ya están demostrando que cuando las compañías asumen el compromiso para trabajar en pos de reducir las brechas de género y promover la diversidad dentro de las organizaciones, consiguen tener un mayor entendimiento de los mercados, así como también mejores resultados en términos de clima laboral, sentido de pertenencia, motivación y satisfacción de los colaboradores.

Con esta campaña queremos mostrarlas. En la pluralidad se esconde la riqueza extraordinaria que empuja a  que todas brillen en su esencia, con sus defectos y virtudes. En todos los caminos nos encontramos con dificultades pero es en esos tropezones donde salen a flote nuestras fortalezas.

Y hoy, queríamos subrayarlas. Visibilizarlas. Ponerles cara a aquellas virtudes femeninas que hacen que nuestro horizonte se ensanche cada día un poquito más.